Los primeros trenes de juguete fueron desarrollados en Alemania por la fábrica Märklin (aún en activo), que fundó hace mas de 160 años el juguetero Theodor Friedrich Wilhem Märklin, quien originalmente se ocupó de hacer cocinas y otros objetos de hojalata para niñas.

A finales del Siglo XIX sus hijos habían heredado la fábrica y se interesaron, como muchos otros, por los juguetes con innovaciones tecnológicas de la época. En 1891, Märklin presentó una locomotora de hojalata en la Feria de Leipzig, que habría pasado inadvertida de no ser por un importante detalle: ¡se movía!

Esa locomotora pionera funcionaba con el mecanismo de un reloj de cuerda. Pocos años más tarde, otras fábricas aportarían locomotoras con motor eléctrico, pero fue nuevamente Märklin la fábrica que innovó al colocarlas sobre rieles modulares y, por tanto, extensibles.

En España, por esos mismos años, destacan como fabricantes los catalanes Les Llauniers de Gracia, así como Hispania, con una producción muy exclusiva, y la fábrica Payá. No fue hasta después de la Guerra Civil cuando se instalaron fábricas dedicadas a hacer trenes de juguete.

Los trenes de juguete fueron concebidos al principio para el público infantil, pero pronto comenzaron a ser demandados por adultos, lo que implicó que se construyeran réplicas exactas de los trenes reales. Había nacido el modelismo ferroviario.

120 años más tarde existe todo un sistema de clasificación de los trenes de juguete de acuerdo a su escala y a sus fines. Mientras algunos simplemente se fabrican con la intención de entretener, otros son réplicas exactas de los originales destinados a coleccionistas.

Trenes de juguete para niños

Los trenes de juguete para niños son muy distintos a los de modelismo ferroviario. Se trata, por norma general, de juguetes de plástico que no guardan relación de escala con los verdaderos trenes y que, a menudo, son mucho más coloridos, toscos y resistentes que los de modelismo.

Los trenes dirigidos a niños muy pequeños no andan sobre rieles y tienen formas muy sencillas, geométricas, que aprovechan el interés de los niños para que estos jueguen aprendiendo formas y colores

Cuando ya son un poco más grandes, estos trenes de juguetes para niños suelen incorporar rieles y la capacidad de acoplar una locomotora con vagones, pero no todos están provistos de mecanismos que les proporcionan movilidad propia.

Una de las características más divertidas de los trenes de juguete para niños es que pertenecen a un universo infinito, es decir, que se pueden comprar módulos e ir ampliando el juego hasta que se quiera. Los elementos son compatibles siempre que sean de la misma marca, aunque algunos pueden funcionar bien juntándolos con piezas de otras marcas, especialmente en las series de madera.

Trenes de madera

Una de las formas más populares de construir trenes de juguete para niños es utilizando madera. Suelen estar dirigidos a niños pequeños con suficientes habilidades como para poder ensamblar las pistas. El acoplamiento se realiza de forma limpia y sencilla tanto en las pistas como en las locomotoras, vagones y accesorios.

En la actualidad hay varias casas que se dedican a producir este tipo de trenes: Hape, Lillabo, Sevi, Janod, Haros o la inglesa Bigjigs. Son sumamente resistentes.

Los mejores trenes para niños

Dependiendo de la edad del niño, cierto tipo de trenes son mejor opción que otros. Al principio deben evitarse piezas pequeñas y mecanismos complicados. Cuando los niños ya tienen capacidad de armar y desarmar piezas, pueden empezar a manipular trenes de madera como los descritos anteriormente.

También es importante tener en cuenta los estándares de fabricación de los juguetes para evitar intoxicaciones. A las marcas de trenes de madera comentadas anteriormente se puede sumar Brio, que trabaja con plásticos seguros y duraderos.

El modelismo ferroviario

Puede decirse que los modelos de modelismo son los trenes de juguete para adultos. Se trata de replicas muy exactas de trenes reales de todas las épocas y estilos. Hay quien verifica si el número de planchas o de remaches con los que se hicieron los vagones son los mismos que en el original.

Esta curiosa afición comenzó cuando, en los años 60 del siglo pasado, las empresas comenzaron a estandarizar la fabricación de trenes de motor eléctrico, estableciendo escalas, formas de alimentación de los motores y de conexión de los segmentos de riel a fin de asegurar la posibilidad de crear grandes maquetas.

La escala más conocida es la 0 (cero) de la cual derivó la H0 (half 0) que mide exactamente la mitad. En esas escalas, los rieles miden 32 mm de ancho (0) o 16,5mm (H0). En 1968 surgió una escala llamada G (giant) con rieles de 45 mm, ideales para jardines y exteriores, a prueba de agua.

La estandarización de las escalas permitió que muchos emprendedores idearan sistemas compatibles con los principales modelos del mercado, hasta contar hoy con una impresionante cantidad de casas fabricantes. En España se destacaron Electrotren e Ibertren, y hoy Pequetren, pero sería imposible nombrar todas las marcas involucradas.

Otro importante adelanto fue la electrificación de las vías, que permitió sacar las baterías de la locomotora para que solo contuviera el motor. Las vías pueden ser de corriente continua o alterna. En el último caso habrá tres rieles en vez de dos.

Actualmente se pueden controlar la velocidad y dirección del tren con mandos electrónicos.

¿Dónde puedo comprar trenes de juguete?

Una simple búsqueda en el navegador permite despejar esa duda, ya que hay una gran cantidad de tiendas online que ofrecen todo tipo de trenes para niños y piezas de modelismo ferroviario.

En el caso de los trenes de juguete de aprendizaje para niños, cualquier juguetería que tenga un buen surtido de productos será una buena elección. Ikea tiene en sus estanterías trenes de la línea Lillabo, mencionados anteriormente.

El tren de juguete en el espectáculo

Este particular hobby se hizo tan popular en todo el mundo que los trenes comenzaron a adquirir personalidad en los dibujos animados.

En “Los Tres Caballeros” (1944) de Disney, un trenecillo muy simpático aparece en el capítulo dedicado a la cultura de Brasil. De ahí en adelante aparecieron muchos trenes con personalidad.

Entre los trenes más conocidos de la televisión se cuentan los que aparecen en las series de dibujos animados “Thomas y sus amigos”, y “Chugginton”, basados en las aventuras de trenes humanizados.

Por otra parte, hoy abundan los vídeos de trenes de juguete en Youtube, debido a que los aficionados a estos productos comparten sus maquetas y experiencias, y las marcas utilizan esta plataforma para publicitar sus creaciones.

Las mejores marcas de trenes de juguete

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…